Fieras, alimañas y sabandijas 

 

 

 

                        Revista de divulgación zoológica

 

                                         Inicio     Archivo de artículos     Archivo animal de la semana  

                                                         Actualidad     Enlaces     Sobre nosotros

 

Selección de preguntas y respuestas publicadas en Muy Interesante en 2.007 y 2.008

 

 Polilla Utetheisa pulchella, pared en Priego (Córdoba, España)

 

 

¿Cuál es el alimento preferido de los osos?

 

Los salmones son una delicatessen para los osos. Son muy ricos en calorías y les permiten almacenar grasa para el letargo invernal. Por ello, los osos se enfrentan entre sí, a veces encarnizadamente, para obtener puestos de pesca. Los ejemplares dominantes son muy remilgados y derrochones: se alimentan sólo del 25% del salmón, de las partes más ricas en grasa, como las huevas. En muchos casos, no comen ni un bocado cuando descubren que el ejemplar capturado es un macho o una hembra que ya ha puesto los huevos. Lo bueno de este despilfarro es que así los osos fertilizan los bosques, ya que suelen consumir los salmones algo alejados del agua.

 

¿Son beneficiosas las polillas?

 

Las polillas ejercen funciones cruciales en los ecosistemas: polinizan incontables plantas (a muchas de forma exclusiva debido a la gran longitud de sus espiritrompas) y son fuente de alimento de muchos animales, como murciélagos, pájaros, etc. Recalcado esto, hay decir que las polillas son muchas veces nefastas. En su fase de oruga, son máquinas de devorar y bastantes especies son plagas de los cultivos. Las orugas de las polillas de la ropa arrasan todo tipo de tejidos de origen orgánico. Otras orugas se alimentan de cera y destrozan las colmenas. Algunas polillas se alimentan de lágrimas de mamíferos y aves, y pueden ser vectores de infecciones. Calyptra eustrigata, del SE de Asia, puede hacer más daño en este sentido, ya que chupa la sangre de grandes mamíferos.

 

¿Sufren las aves migratorias los efectos del “jet-lag”?

 

Las aves que vuelan grandes distancias sufren tremendas alteraciones hormonales y de comportamiento a su llegada, pero suelen ser perfectamente adaptativas para la biología de la especie. Los trastornos más llamativos se manifiestan sin embargo antes del viaje y durante él: las aves suelen presentar una gran agitación y ansiedad. El fenómeno más preocupante es sin duda el “clima-lag”: el cambio climático está provocando que las aves no encuentren en su destino las condiciones que esperaban. No todas las especies se adaptan con la misma facilidad, lo que conlleva una falta de sincronía en los ecosistemas. Por ejemplo, las orugas pueden haberse convertido ya en adultos cuando llegan los pájaros que se alimentan de ellas.

 

¿Cuál es el mamífero con la lengua más larga?

 

Este murciélago recientemente descubierto en los Andes ecuatorianos, Anoura fistulata,  posee la lengua más larga en relación a su cuerpo de todos los mamíferos (y la segunda entre los vertebrados, tras la del camaleón). Este formidable órgano hurgador posee 1,5 veces la longitud de su cuerpo, que es de 5 cm, y es extendido totalmente para chupar el néctar de la flor de Centropogon nigricans, de la familia de las campanillas. La planta depende exclusivamente de este murciélago para su polinización, por lo que se cree que ambos han evolucionado conjuntamente. El animal se las ha apañado para tragarse su propia lengua: la pliega hacia atrás y la guarda en la caja torácica.

 

¿Cuánta carga puede soportar un caballo?

 

Los equinos son animales fuertes. Sus adaptaciones para la carrera, como sus robustas patas y poderosos pulmones, les permiten acarrear grandes pesos. Pero, en realidad, son más débiles que nosotros. Cuanto mayor es un animal, menos carga soporta en relación a su peso. La resistencia depende de superficies (como la sección transversal de huesos y músculos) y el peso, del volumen. Las superficies crecen con el cuadrado de las dimensiones, o sea, más lentamente que los volúmenes, que crecen con el cubo. Por tanto, un animal grande dedica gran parte de su esfuerzo a sostener su propio peso. Aún así, un caballo o mulo medio (unos 500 kgs) puede portear cargas de 400 kgs varios kilómetros, lo que no está nada mal (aunque estos sobreesfuerzos les causan lesiones).

 

¿Ríen los animales?

 

Cuando un bebé ríe, nosotros nos partimos de risa, lo que estimula aún más la risa del bebé y la nuestra. Al menos este tipo de risa contagiosa, debida a la empatía, no es exclusiva del ser humano: ha sido documentada en orangutanes. Se ha observado en ejemplares de entre 2 y 12 años que un tipo particular de gestos responde a este patrón. Se produce una reacción facial imitadora, rápida e involuntaria, en respuesta a la de los demás. Su intensidad depende del grado de parentesco o amistad entre los simios. La expresión más típica es como la nuestra: abrir la boca desmesuradamente.

 

¿Cuánto tiempo aguanta el cocodrilo sin respirar? 

 

Existe el mito de que el cocodrilo puede estar indefinidamente bajo el agua, debido a que accede a sus madrigueras por entradas sumergidas, pero la realidad es que puede permanecer entre una y dos horas bajo el agua. Ello es posible gracias a su lento metabolismo de sangre fría (que requiere relativamente poco oxígeno con respecto al de los mamíferos) y a su hemoglobina, la molécula portadora de oxígeno, que es más eficaz que la de otros animales para recoger y transportar el gas vital. También posee un sistema especial de regulación que dirige el flujo sanguíneo especialmente al cerebro cuando está sumergido.

 

¿Por qué las moscas se vuelven pesadas antes de llover? 

 

No es que tengan especial predilección por nosotros en esos momentos. Antes de llover a las moscas les cuesta bastante trabajo volar, y por eso se quedan posadas en cualquier sitio, incluyendo el cuerpo humano. En estas condiciones el aire presenta baja presión (y por tanto baja densidad) y las moscas desplazan menor cantidad de él en cada aleteo y consiguen menos sustentación. Además, el aire está cargado de humedad, que se acumula en el cuerpo del insecto y lo hace más pesado.

 

¿Cómo se sabe el sexo de los pollos?

 

Hay varios métodos, desde los complicados y caros (observación de cromosomas sexuales, uso de instrumentos ópticos para ver las gónadas a través del intestino, etc.) hasta el más sencillo: la observación de rasgos de color o forma de las alas que están ligados al sexo en algunas razas. Un método universal y muy fiable es la detección de ciertos detalles anatómicos de la cloaca. Sólo tras meses de abnegada observación y tras molestar a miles de pollitos, se adquiere la destreza necesaria para detectar las diferencias sexuales. Ahora bien, un sexador experto tiene un índice de aciertos del 99,9%.

 

¿Un mamífero puede beber la leche de cualquier otra especie?

 

En general, no. La composición de la leche en los diferentes mamíferos varía enormemente, en función de las necesidades de las crías. Por ejemplo, las de rata, desnudas al nacer, necesitan leche con mucha proteína para formar el pelo. Las crías de cetáceos y focas requieren un aporte muy alto de grasa. Si alimentamos a un bebé marsopa, acostumbrado a una leche con 450 g de grasa por litro, con leche de yegua, que tiene 10 g por litro, morirá muy pronto de frío. Por otro lado, las proteínas de la leche de especies extrañas pueden causar graves alergias.

 

¿Existen “femmes fatales” en la naturaleza?

 

En la naturaleza existen femmes fatales que atraen a los machos a la perdición más absoluta. Las llamadas nupciales, específicas de los dos sexos de una especie, son un canal de comunicación privado que permite la autoperpetuación. Pero existe la posibilidad de que algún ser avieso interfiera en dicho canal para atraer a los miembros de un sexo de otra especie con fines depredadores. Casi todo lo posible se manifiesta en la naturaleza: en este caso, en unas hembras de luciérnaga, del género Photuris, que imitan la intensidad, el color y el patrón de destellos de la llamada de las hembras de otras especies de luciérnaga (Photuris versicolor imita hasta 11 llamadas), para devorar a los machos extraños. Los machos de Photuris se guían muchas veces por las llamadas imitadoras para encontrar a las hembras de su propia especie. Algunas especies incluso han perdido su llamada original y han tenido que admitir algunos errores de identificación.

 

¿Por qué es bífida la lengua de las serpientes?

 

Las serpientes no sólo huelen con los receptores de las fosas nasales, sino también con un par de órganos situados en el techo de la boca, los órganos de Jacobson, que no tienen equivalente en ningún otro animal. Estos poseen una doble función olfatoria y gustativa y consisten en dos depresiones que presentan muchísimas terminaciones sensoriales (el olfato de las serpientes es excepcional). Las serpientes no sacan constantemente la lengua para amenazar, sino para recoger con ella las moléculas del aire y llevarlas a los órganos de Jacobson. La lengua es bífida para que cada extremo lleve los aromas a una de las dos depresiones. Las serpientes consiguen así detectar pequeñísimas diferencias de concentración de las moléculas olorosas a cada lado del cuerpo y así determinar muy precisamente la dirección hacia el objeto oloroso, lo que es vital para su frecuente modo de caza de mordedura venenosa y posterior seguimiento de la presa. Es un mecanismo análogo al del sentido del oído: gracias a contar con dos orejas podemos detectar el pequeño retardo de los sonidos e identificar su dirección.

 

¿Se ha conseguido enseñar a leer a algún animal?

 

Alex, el loro africano gris que aprendió a hablar con sentido, aunque sólo por medio de frases sencillas, estuvo sus últimos años (murió en 2.007) aprendiendo a leer. Con letras de plástico de colores, del tipo que utilizan los niños para pegarlas en la nevera, Alex asoció letras a colores y sonidos vocales. Llegó a combinar varias letras interpretando el fonema adecuado que forma cada combinación, y a reconocer algunas series de fonemas como palabras anteriormente aprendidas por él, con su significado asimilado de modo correcto. Por otro lado, después de más de tres años de esfuerzos, psicólogos de la Ohio State University han conseguido enseñar a un par de jóvenes chimpancés a "leer" los nombres de una docena de objetos, reconocer sus propios nombres impresos y los nombres de las herramientas que necesitan para conseguir su comida favorita. Este proyecto es parte de otro más amplio que trata de probar la habilidad de los chimpancés para procesar información de modo secuencial. Enseñar los rudimentos de la lectura a los chimpancés ha sido difícil, pero muestra que esta “inteligencia secuencial” no es exclusiva de los humanos (los chimpancés ya la habían mostrado, en cierta medida, trabajando con números).Ahora, los chimpancés usan las palabras de forma funcional, por ejemplo cuando necesitan las herramientas para comer. La gran pregunta es si aprenderán a utilizar una sintaxis, colocando varias palabras juntas y combinándolas, como hacen los niños pequeños.

 

 

 

 

                                         Inicio     Archivo de artículos     Archivo animal de la semana  

                                                         Actualidad     Enlaces     Sobre nosotros