Fieras, alimañas y sabandijas 

 

 

 

                        Revista de divulgación zoológica

 

                                         Inicio     Archivo de artículos     Archivo animal de la semana  

                                                         Actualidad     Enlaces     Sobre nosotros

 

 

¿Por qué los leones tienen melena? y otras preguntas y respuestas

 

 

  1. ¿Por qué el león es el único felino con melena?

 

Los leones tuvieron su origen en África oriental hace unos 2 millones de años. Las pinturas rupestres de los leones de Europa y América hacen creer que no tenían melena. Se cree que la melena de los machos apareció hace unos 200.000 años en África y se fue extendiendo paulatinamente (los leones del bosque de Gir, en la India, tienen melenas más cortas que los leones africanos). También hay leones sin melena en Senegal y Tsavo (Kenia). La melena está relacionada con un atributo único de los leones entre los felinos: su vida social. La melena sería muestra de la aptitud de los leones machos como parejas reproductivas (exhibición llamativa de vigor y salud). Los experimentos recientes muestran que melenas más densas y oscuras indican machos más sanos, con vidas reproductivas más largas y con mayores probabilidades de que sus crías sobrevivan. Las melenas más largas son típicas de los machos con mayores habilidades en las peleas con otros machos. El costo de la melena es el sobrecalentamiento en lugares muy cálidos. En Tsavo hace muchísimo calor, lo que explica que los leones macho de allí no tengan melena (incluyendo a los dos famosos devoradores de hombres de la película “Los demonios de la noche”). La longitud, densidad y color de la melena dependen de los genes, el entorno y la secreción de testosterona (los machos castrados tienen melenas muy cortas).

 

  1. ¿Qué es un copépodo?

 

Los copépodos han sido llamados “los insectos del mar” (aunque también viven en agua dulce). Aunque mucho menos diversos que los insectos (unas 12.000 especies frente a 950.000 especies descritas), los copépodos superan ampliamente en número a los insectos y pueden considerarse los animales pluricelulares más abundantes del planeta. Carecen de caparazón y tienen un solo ojo. Sus ocho patas poseen apéndices plumosos que les ayudan en la natación. Son crustáceos pequeños (muchas veces microscópicos), que viven en aguas de todo el mundo, en muchos ambientes, desde las aguas tropicales a las polares. La mayoría son de vida libre y se alimentan de algas y protozoos; otros son depredadores, detritívoros e incluso parásitos de una amplia gama de organismos acuáticos. Hay bastantes copépodos que viven en los fondos marinos, pero son conocidos sobre todo por su presencia en el plancton. Desempeñan un papel decisivo en las redes tróficas planctónicas y son el principal nexo entre los productores primarios (algas) y los depredadores secundarios (larvas de peces y otros organismos de pequeño tamaño). Por tanto, son tremendamente importantes para las pesquerías y su papel debe tenerse muy en cuenta en los modelos sobre el cambio climático. Recientemente, el intento de incrementar la producción algal en el mar por medio de la fertilización con hierro (y por tanto la fijación de CO2 de la atmósfera) ha fracasado precisamente por la acción de un copépodo, que se ha desarrollado explosivamente y ha devorado casi inmediatamente el exceso de algas.

 


  3. ¿Por qué canta el gallo?

Los gallos son aves territoriales que muestran su poderío y dominancia mediante los desafiantes cantos. Estos tienen la función de amedrentar a otros gallos y atraer a las hembras. Si no hay respuesta, todo continuará con normalidad, pero si otro gallo del mismo gallinero contesta al reto vocal, mostrando su aspiración al puesto de gallo dominante, sobreviene la pelea, primero en un duelo de cantos y después físicamente. Los gallos repiten muchas veces su canto durante todo el día (sobre todo al mediodía, a media tarde y entre las 3 y las 5 de la madrugada), aunque es al amanecer cuando cantan con mayor intensidad, para dejar clara desde el primer momento su posición de privilegio en la jerarquía. Los gallos emiten también un cacareo similar al de las gallinas, sobre todo cuando se disponen a copular y cuando encuentran comida, para avisar a las hembras. No importa lo mal que imites el canto de un gallo, que seguro que te responde inmediatamente.


   4. ¿Cuánta agua puede echar un elefante por la trompa?

 

De un solo trago, un elefante puede recoger con la trompa hasta 15 litros de agua, que puede arrojar sobre su cuerpo durante el baño. Los elefantes se duchan con este chorro a presión (la trompa del elefante, constituida por la fusión de la nariz y el labio superior, es un potente órgano muscular, con miles de músculos tanto longitudinales como concéntricos) para eliminar la suciedad y los parásitos de su piel, pero también para refrescarse en los entornos tórridos en los que vive, lo cual es muy importante para un animal de su tamaño, que tiene problemas para disipar su calor, ya que la relación entre su superficie y su volumen corporal es pequeña. Después de su ducha de agua, los elefantes rocían de fango su cuerpo con la trompa, ya que al secarse, la película de barro actúa como una crema fotoprotectora.


   5. ¿Por qué algunos machos imitan a las hembras?

 

Hay varias razones por las que un macho se hace travesti e imita el comportamiento, el aspecto y hasta el olor de una hembra. Los machos débiles de bastantes especies lo hacen para apaciguar la agresividad de los machos dominantes. En algunos peces territoriales, sin embargo, el macho adopta la coloración y el modo de nadar de las hembras para poder penetrar en el territorio de los machos más fuertes y fecundar a las hembras que haya allí. En algunas especies en que los machos aportan regalos alimenticios a las hembras, algunos machos avispados consiguen comida fácil imitando a las hembras y seduciendo a los cortejadores. Otra modalidad de travestismo es una mera cuestión de supervivencia: los machos de la culebra rayada de Norteamérica emiten feromonas femeninas para atraer a otros machos con los que acurrucarse para entrar en calor. Los machos de algunas especies de tritones son maliciosos: imitan a las hembras para inducir que otros machos expulsen su esperma. Así reducen sus posibilidades de reproducción y aumentan las suyas.

 


   6. ¿Por qué los peces tienen branquias?

 

 Barbo gitano (Barbus sclateri)

 

Los peces respiran por branquias, en las que el flujo del agua es unidireccional, en vez de por pulmones, porque el agua es mucho más densa y viscosa que el aire y ocasionaría graves problemas de rozamiento si tuviera que entrar y salir por el mismo sitio. Pero, en su origen, las branquias pudieron tener otra función. Unos científicos han estudiado alevines en desarrollo de trucha arcoiris: colocaron los alevines en un contenedor con dos compartimentos, uno para la cabeza, donde están las branquias, y otro para la cola, y midieron los niveles de iones (sodio y potasio) y de oxígeno en ambos sitios. Después de 15 días, las branquias estaban intercambiando más iones que el resto del cuerpo. Se necesitaron otros 10 días para que sucediera lo mismo con el oxígeno. Esto sugiere que las branquias se desarrollaron primero para el intercambio de iones y luego fueron “recicladas” para el intercambio gaseoso. La capacidad de regular la concentración de iones es muy importante para peces que pasan del mar a los ríos y viceversa.

 


   7. ¿Por qué son tan diferentes las larvas de los adultos?

 

    Oruga y adulto de Papilio machaon

 

Los enigmas que plantean la distribución y desarrollo de las larvas de muchos animales que las poseen sugieren que han ocurrido repetidamente hibridaciones entre seres muy lejanamente emparentados. La idea, revolucionaria y chocante, es que cuando vemos una larva de mosquito y el adulto, podemos estar viendo no dos fases de un único organismo, sino dos organismos distintos fusionados que expresan de forma secuencial sus genes. Un organismo independiente con forma de larva hibridó en el pasado con otro en forma de adulto, y así se sumaron las ventajas de cada modo de vida por separado. Esto no se ha podido demostrar para los insectos, pero hay bastantes indicios de que ha ocurrido así en diversos grupos de animales marinos, como moluscos, anélidos y equinodermos, donde los gametos se liberan al agua y existe la posibilidad de que se fusionen óvulos y espermatozoides de organismos distintos. Las larvas aparecieron en un breve periodo evolutivo, lo que sugiere que se originaron por hibridación.


   8. ¿Los animales tienen empatía?

Las últimas investigaciones revelan que compartimos la empatía no sólo con otros primates, sino con otros mamíferos y aves. La capacidad de experimentar mentalmente lo que les ocurre a otros seres ha sido probada en un animal en principio poco sentimental: el ratón de laboratorio. Las reacciones de dolor de un ratón se intensifican si se encuentra en compañía de otro ratón que también sufre. Los investigadores utilizaron ácido acético para producir una sensación de moderado dolor a los animales. Posteriormente los dividieron en dos grupos: en uno se permitió que los ratones vieran a otros ratones padeciendo el mismo dolor, en el otro se aisló al individuo sufriente. Los primeros desarrollaron un tipo de relación empática conocida como "contagio emocional”, en el que un individuo intenta imitar el estado en que se encuentra el otro. Pero, curiosamente, eso sólo ocurrió entre ratones que previamente habían sido compañeros de habitáculo, al menos, durante dos semanas. La capacidad de empatizar se debe, al menos en parte, a los circuitos de “neuronas espejo”, que se activan cuando un animal actúa u observa las acciones o expresiones de otro, reproduciéndolas o reflejándolas mentalmente. Estas neuronas se detectaron primero en macacos, luego en otros primates y más tarde en humanos y algunas aves. Las “neuronas espejo” parecen necesarias para comprender las motivaciones e intenciones de otros individuos, lo que es fundamental para desenvolverse adecuadamente en un entorno social.


   9. ¿Quién es más listo, el perro o el gato?

 

Esto todavía no está claro, pues los dos animales muestran habilidades cognitivas y conductuales diferentes. Casi todos diríamos que el perro, debido a su facilidad para aprender, a su habilidad para las relaciones sociales y para interpretar las emociones humanas, incluidas algunas complejas, como los celos. Algunos perros pueden entender más de 300 palabras, correlacionar objetos con sus fotografías, contar hasta cuatro y realizar sumas muy simples. Pero ahora sabemos que algunos gatos saben usar e incluso fabricar herramientas (esponjas para secar su comida cuando se ha mojado); que en algunas tareas, como las que requieren una buena memoria visual, superan a los perros e igualan a los monos; que pueden aprender nuevas conductas (incluso hay algunos números circenses con gatos), aplicar conocimientos previamente adquiridos a nuevas situaciones y, a pesar de su fama de solitarios, comunicar necesidades y deseos dentro de grupos sociales. Los gatos tienen también más habilidades manipuladoras que los perros, de las que se sirven, por ejemplo, para abrir ventanas. Como los perros, los gatos devuelven al dueño objetos arrojados lejos. La estructura cerebral del gato es, sorprendentemente, bastante más parecida a la del hombre que la del perro.


    10. ¿Por que algunas arañas macho se suicidan?

 

El macho de Latrodectus hasselti, una pariente australiana de la viuda negra, no tiene mucho que perder si es devorado por la hembra durante el apareamiento: tiene mínimas posibilidades de copular otra vez, ya que vive poco, el traslado a otra tela es peligroso, casi no come y para colmo, sus órganos transmisores de esperma suelen romperse durante la cópula. Además, si es comido su cópula es más larga y fertiliza más huevos, y las hembras saciadas tienen una tendencia menor a efectuar nuevas cópulas (con lo que la mayoría de los hijos serán suyos). Teniendo todo esto en cuenta, el macho se apresura a colocarse delante de los colmillos suctores de la hembra para que su interior sea convertido en un batido y chupado. Los machos de especies solitarias, carnívoras y con pocas oportunidades de aparearse son los principales candidatos a ser comidos por las hembras.

 

    11. ¿Las gaviotas son agresivas?

 

Las gaviotas están entre las aves más oportunistas, voraces, rapiñeras y osadas. A veces atacan a otras aves y las obligan a vomitar la comida que han conseguido. Aunque normalmente son aves pacíficas que permiten la aproximación del hombre, pueden volverse muy agresivas en la época de nidificación. Si una persona se acerca a una colonia de cría, es recibida con un griterío abrumador y algunas gaviotas vuelan sobre ella, efectuando rápidas pasadas, y llegan a rozarla con las patas (pueden causar algunos rasguños leves). No suele haber picotazos. El problema es que las gaviotas (sobre todo la patiamarilla, más territorial y agresiva) se están extendiendo por todo el territorio, invaden las ciudades y nidifican junto a las casas, por lo que cualquier persona que se aproxime se convierte en víctima de sus intimidaciones. Además, están perdiendo el escaso respeto que les quedaba por el hombre y no dudan en abordarlo para quitarle la comida: algunas gaviotas se han aficionado a visitar los colegios en las horas de recreo y roban de las manos los bocadillos a los niños.


    12. ¿Qué diferencia hay entre un caimán y un cocodrilo?

 

Los caimanes tienen la cabeza ancha y plana con hocico redondo. La cabeza de un caimán se ve como la letra U. Los cocodrilos tienen hocicos más puntiagudos. Otra manera fácil de distinguir a los cocodrilos de los caimanes es observando sus dientes. Cuando los caimanes cierran la boca, no pueden verse sus dientes inferiores. En los cocodrilos, sus dientes inferiores pueden verse aún cuando cierran fuertemente su boca. Los caimanes se encuentran sólo en América, pero los cocodrilos verdaderos se encuentran en regiones tropicales desde África hasta Australia. Además, los cocodrilos son considerablemente más grandes que los caimanes y viven tanto en agua dulce como salada, mientras que los caimanes siempre se encuentran en agua dulce.


    13. ¿Hay animales resistentes a la radiación?

 

Existe el mito de que después de una guerra nuclear el mundo estaría lleno de cucarachas. Es verdad que son bastante más resistentes que los humanos a la radiación ionizante (de 6 a 15 veces más), pero hay insectos aún más resistentes: la mosca de la fruta resiste 3 veces más dosis que las cucarachas y las larvas de algunas avispas parasitoides casi 10 veces más. Los animales más resistentes a la radiación son los tardígrados y los rotíferos bdelloidea, invertebrados muy pequeños de agua dulce (los tardígrados incluso han sobrevivido en el exterior de cohetes en el espacio durante largas temporadas). Tanto rotíferos como tardígrados pueden sobrevivir mucho tiempo desecados, condición en la cual se minimizan los daños producidos en el ADN por la radiación. Pero el organismo conocido más resistente a la radiación es la bacteria Deinococcus radiodurans, que tolera dosis del orden de miles de veces mayores que las que soporta el ser humano. Esta bacteria posee múltiples copias de su genoma y rápidos mecanismos de reparación del ADN.

 

-          ¿Lloran los animales?

Algunos sí lo hacen, pero son todos marinos. Todos los reptiles marinos (los cocodrilos marinos sí lloran) poseen glándulas nasales que segregan lágrimas con una alta concentración de sal, cuando tragan agua de mar o comen animales marinos. Necesitan deshacerse de la sal que sus riñones no pueden eliminar. Muchas aves marinas, como albatros, petreles o cormoranes, presentan glándulas similares. Entre los mamíferos marinos, las focas y las nutrias de mar también lloran. Si sus lágrimas tuvieran únicamente esta función fisiológica, no serían demasiado interesantes. Pero en el albatros se ha observado que se producía goteo nasal cuando las aves ha­bían estado peleando, durante las dan­zas rituales e incluso que acompañaba a la excitación de la hora de comer. Las lágrimas de la foca flu­yen copiosamente cuando el animal está alarmado, asustado o sometido a otra forma de agitación. En cuanto a la nutria de mar, el naturalista Steller dice: “a veces he separado intencionalmente a las hem­bras de sus crías, y lloraban de aflicción exacta­mente como seres humanos”. El hombre es el único primate que llora no sólo cuando le entra algo en el ojo, sino en respuesta a las más diversas emociones. No se sabe muy bien por qué emitimos lágrimas emocionales, pero éstas tienen una composición química muy diferente a las lágrimas normales.

-          ¿Se ha conseguido enseñar a leer a algún animal?

 

Alex, el loro africano gris que aprendió a hablar con sentido, aunque sólo por medio de frases sencillas, estuvo sus últimos años (murió en 2.007) aprendiendo a leer. Con letras de plástico de colores, del tipo que utilizan los niños para pegarlas en la nevera, Alex asoció letras a colores y sonidos vocales. Llegó a combinar varias letras interpretando el fonema adecuado que forma cada combinación, y a reconocer algunas series de fonemas como palabras anteriormente aprendidas por él, con su significado asimilado de modo correcto. Por otro lado, después de más de tres años de esfuerzos, psicólogos de la Ohio State University han conseguido enseñar a un par de jóvenes chimpancés a "leer" los nombres de una docena de objetos, reconocer sus propios nombres impresos y los nombres de las herramientas que necesitan para conseguir su comida favorita. Este proyecto es parte de otro más amplio que trata de probar la habilidad de los chimpancés para procesar información de modo secuencial. Enseñar los rudimentos de la lectura a los chimpancés ha sido difícil, pero muestra que esta “inteligencia secuencial” no es exclusiva de los humanos (los chimpancés ya la habían mostrado, en cierta medida, trabajando con números).Ahora, los chimpancés usan las palabras de forma funcional, por ejemplo cuando necesitan las herramientas para comer. La gran pregunta es si aprenderán a utilizar una sintaxis, colocando varias palabras juntas y combinándolas, como hacen los niños pequeños.

 

-          ¿Hay animales con poderes hipnóticos?

 

Al menos conocemos dos ejemplos. Algunas sepias consiguen fascinar a sus presas con los cambios rápidos de diseños de colores de sus cuerpos. La presa queda atentamente mirando, completamente inmóvil. Los armiños realizan alocados y vertiginosos bailes, con piruetas extravagantes, delante de los conejos, que se quedan embobados mirándolos y dejan que el armiño se acerque lo suficiente para cazarlos. En realidad, pollos, pájaros y muchos otros animales son susceptibles de caer en un estado hipnótico o cataléptico, quedando inmovilizados y sin capacidad de respuesta. Muchas veces basta con tumbar al animal boca arriba o en otra posición inusual para él. En el caso de los pollos, ese estado se consigue trazando una línea recta en el suelo partiendo de sus picos, o simplemente con hacerles bajar la cabeza. Aunque algunas serpientes puedan hipnotizar a sus presas con sus movimientos, su fija mirada sólo se debe a que carecen de párpados.

 

 

¿Son los delfines tan inteligentes como creemos?

 

La inteligencia de los delfines es muy enigmática y aún no conocemos cuáles son sus verdaderas capacidades. Los delfines poseen estructuras cerebrales muy complejas, que en humanos y grandes simios han sido relacionadas con las habilidades sociales y la empatía, y son los animales con mayor proporción entre el tamaño de su cerebro y el de su cuerpo, después del ser humano. Pese a ello, realizan peor tareas de resolución de problemas que otros animales como los monos, visones y hurones. No son capaces de escapar de una red, para lo que les bastaría simplemente saltar fuera del agua. Usan herramientas (esponjas para proteger sus hocicos), pero en un grado mucho más limitado que otros animales como grandes simios e incluso cuervos. Sin embargo, desarrollan ingeniosas técnicas de caza colectiva, juegan de muy diversos modos (incluso se deleitan observando los anillos de burbujas que forman) y son capaces de iniciar tareas creativas y de aprender cuando se les premia precisamente por desarrollar alguna actividad distinta de la habitual. Los delfines son animales eminentemente sociales, que forman complejas alianzas para diferentes propósitos y que cooperan entre sí (por ejemplo, se ayudan en los partos) e incluso con otras especies. Como en nuestro caso, su aprendizaje es básicamente imitativo. Se comunican con una amplia variedad de sonidos, aunque su lenguaje aún no ha sido descifrado. Lo que sí se sabe es que se llaman unos a otros por sus nombres y que superan la prueba de reconocimiento en el espejo, lo que muy probablemente indica que poseen autoconciencia. Si es así, deberían poseer los derechos de las personas (persona, según el diccionario, es cualquier “ser racional y consciente de sí mismo, poseedor de identidad propia”).

 

 

 

Nota: publicadas, con algunas modificaciones, en el MUY especial del verano de 2.010 y en algunos números normales de la revista.

 

 

 

                                         Inicio     Archivo de artículos     Archivo animal de la semana  

                                                         Actualidad     Enlaces     Sobre nosotros