Fieras, alimañas y sabandijas 

 

 

 

                        Revista de divulgación zoológica

 

                                         Inicio     Archivo de artículos     Archivo animal de la semana  

                                                         Actualidad     Enlaces     Sobre nosotros

 

 

 

¿Qué son los “machos pirata”?

 

 

Este macho de Rana arvalis que observa la cópula de su rival con una hembra parece tener una expresión entre celosa y despechada. Puede que esté considerando qué acción va a desarrollar a continuación. Una opción es empujar al macho e intentar separar el abrazo de la pareja (cualquiera que intente separar el abrazo de unas ranas o sapos puede comprobar la tenacidad con la que se aferran los machos para evitar ser desalojados). Si esta opción le falla, puede recurrir a la “piratería de puesta”, estrategia descubierta hace pocos años por un grupo de investigadores españoles en la especie afín Rana temporaria: una vez que la hembra ha puesto los huevos y los ha abandonado, otro macho distinto al que se ha apareado con ella se acerca a ellos y los rocía con su esperma. De este modo, consigue fecundar algunos huevos no fecundados por el primer macho e introducir sus propios genes en huevos ya fecundados. Otro ejemplo de piratería es el de algunos machos de la rana Hyla cinerea, que permanecen en silencio al lado de otros machos que cantan para atraer a las hembras. Cuando una hembra se acerca al cantor, el macho silencioso se adelanta y la abraza rápidamente. Así evita llamar la atención de los depredadores.

 

¿Hay animales autistas?

 

Sí, y lo sabemos porque nosotros mismos los hemos creado. Investigadores de la Universidad de Texas reemplazaron en ratones 3 genes normales por 3 genes asociados al autismo en humanos. Estos ratones mostraron claros signos de autismo, como una disminución en la interacción con otros ratones y ansiedad. Una conexión importante entre autismo y simios viene mediada por las neuronas espejo, que se descubrieron en macacos. Estas neuronas se excitan cuando el animal ve a otro realizando un gesto. Por ejemplo, una neurona de las que controlan la acción “agarrar una nuez” se excita cuando el simio ve realizar esa acción a otro. Las neuronas espejo permiten a los animales pronosticar las intenciones de otros mediante la simulación mental de sus actos. También están ligadas a la capacidad de imitación, e incluso a la empatía. Se ha demostrado que los circuitos de neuronas espejo están alterados en niños autistas. Los simios antropoides viven en sociedades complejas en las que es vital poseer al menos una rudimentaria representación de los estados mentales de otros individuos. La alteración de los circuitos neuronales que permiten esta representación puede provocar que presenten síntomas autistas. Por otro lado, la zoóloga Temple Grandin padece una forma leve de autismo y se siente muy cercana a la forma de pensamiento de los animales. Según ella: “Lo que nos falta a los autistas para entender las relaciones sociales de los humanos nos sobra para entender a los bichos”.

 

¿Por qué se agrupan los animales?

 

Los animales no suelen agruparse para cooperar. La mayoría de las agrupaciones animales pueden explicarse en base a la conducta puramente egoísta de los individuos que las forman. Muchas veces, al seguir un programa de acción basado en reglas simples que tratan de maximizar la supervivencia individual, los animales encuentran la solución del grupo.

 

Por ejemplo, imaginemos una especie animal que es perseguida por un depredador que tiende a atacar a la presa más cercana a él. Cada individuo tratará de no ser la presa más próxima y de que lo sean otros miembros de su especie. Los individuos situados en las zonas exteriores del área de distribución son los más expuestos, ya que al menos en una dirección no hay individuos de su misma especie que estén más cercanos al depredador. Por lo tanto, tratan de emigrar hacia zonas interiores. Como resultado, los individuos están cada vez más juntos. Un proceso similar explica las concentraciones que forman muchos animales para retener el calor. En estos casos, existe una competencia constante para no quedar en los bordes. Los grupos son también ventajosos para individuos que se mueven en una misma dirección: nadar tras la estela de otro pez es más fácil que nadar solo. Como en los pelotones de ciclistas, todos tratan de evitar la cabeza. Por otro lado, recientemente se ha descubierto que los mayores agrupamientos animales, los enjambres de las langostas, que pueden contener varios billones de individuos, están causados por la tendencia que tienen las langostas jóvenes de comerse a otros ejemplares de su misma especie más jóvenes aún. Estos se agrupan en principio para escapar de las bandas de langostas caníbales.

 

Los grupos ofrecen colateralmente otras ventajas a los individuos que los constituyen: la multitud de cuerpos dificulta que el depredador se concentre en un individuo y lo persiga. Además, muchos ojos mirando en direcciones diferentes detectan a los depredadores antes que un solo par. Incluso, como se ha demostrado recientemente en gorriones, muchos cerebros enfrentados a un mismo problema encuentran una solución más rápido que un solo cerebro.

 

Pero vivir en grupo tiene también inconvenientes muy serios: aumento de la competencia, agotamiento de los recursos, mayor probabilidad de padecer enfermedades contagiosas, desarrollo de conductas agresivas entre miembros de la misma especie... Por ello, muchos animales son oportunistas y se agrupan sólo cuando les conviene, en épocas de frío o de escasez de comida.

 

 

1.- Los murciélagos ratoneros grandes forman concentraciones de varios miles de individuos en las cuevas durante la época de cría. Al principio están mezclados los machos y las hembras, pero luego se quedan sólo éstas, que necesitan el apiñamiento corporal para mantener constante su temperatura y la de sus crías.

2.- La migración anual de cangrejos rojos de la isla de Christmas (Australia) llega a congregar alrededor de 100 millones de individuos. Estos cangrejos terrestres abandonan los bosques y acuden al mar para reproducirse. La peregrinación se realiza alrededor de noviembre, en sincronización con el ciclo lunar. 

3.- Los opiliones son parientes patilargos de las arañas, que no producen telas ni veneno. Algunos opiliones de cuevas son capaces de concentrarse en grandes números (hasta 70.000), para protegerse del frío y de los depredadores, pues así amplifican el efecto de las glándulas individuales que segregan líquidos repulsivos.

4.-  La costumbre de agruparse densamente ayuda a los mejillones a aguantar la fuerza de las olas y a retener agua para no deshidratarse cuando llega la bajamar. La cohesión de estos grupos está garantizada por uno de los pegamentos más potentes que se conocen, cuyo uso en cirugía se está estudiando.

5.- La hormiga roja, común en las zonas bajas de Centroeuropa, puede formar enjambres de miles de machos y hembras aladas, que se aparean en el aire. Las hembras fecundadas forman un nuevo hormiguero o penetran en los de otra especie para matar a sus reinas y esclavizar a las obreras.

6.- Las orugas de la procesionaria de la encina viven en nidos comunales de seda y se desplazan juntas, en fila india. Así reunidas, son casi invulnerables frente a los depredadores, ya que se desprenden de sus pelos y generan una nube muy irritante.

¿Qué es una cascada trófica?

 

Antaño se pensaba que los grandes depredadores, debido a lo reducido de sus poblaciones, no ejercían mucha influencia sobre la productividad de un ecosistema o la diversidad de especies. Se pensaba que los ecosistemas estaban sobre todo regulados por la disponibilidad de nutrientes y agua para las plantas. Pero hoy está claro que los grandes depredadores ejercen una influencia fundamental no sólo sobre los depredadores más pequeños y los grandes herbívoros, sino también sobre los organismos situados en niveles inferiores de la cadena alimentaria. Estos efectos indirectos y amplificados desde niveles altos de la cadena hacia niveles inferiores es lo que se llama una cascada trófica. Los grandes depredadores actúan disminuyendo las poblaciones de los depredadores intermedios, con lo que aumenta el número de herbívoros pequeños, lo que provoca una disminución de la biomasa vegetal. La presencia de grandes depredadores provoca también que la diversidad de depredadores intermedios sea mayor. Es interesante constatar que la mayoría de los efectos de los depredadores son debidos a que provocan cambios en el comportamiento de sus presas, más que a la disminución directa de sus poblaciones. Las cascadas tróficas están muy bien documentadas en ecosistemas acuáticos, donde las cadenas alimentarias suelen ser lineales, pero también son muy importantes en ecosistemas terrestres, con excepción de los ambientes tropicales y subtropicales, donde las relaciones entre especies son muy complejas y más que de cadena trófica hay que hablar de red trófica.

 

¿Por qué los huevos tienen formas redondeadas? 

 

Los huevos son las respuestas que ha dado la naturaleza al problema de encapsular algo delicado de la forma más eficiente y económica. Los huevos de todos los animales derivan de la esfera, la forma que, para un volumen dado, expone la mínima superficie al exterior (lo que es bueno para retrasar la pérdida de calor y de agua) y también la forma más difícil de morder. La forma esférica maximiza la resistencia del cascarón y asegura un gasto mínimo de materiales para su construcción.

La mayoría de los huevos de las aves presentan sin embargo una forma tan característica y exclusiva que la llamamos “oval”. Las aves fabrican un huevo inicialmente esférico, pero los movimientos ondulatorios del oviducto para expulsarlo, cuando el caparazón no está totalmente endurecido, le dan su forma final más aguda en uno de los extremos. La forma oval tiene grandes ventajas para unos animales terrestres: ocupa más eficientemente el espacio dentro de un nido, evita que los vuelcos sean muy violentos y aporta más resistencia de la cáscara frente al peso del ave que está empollando. En los nidos, los huevos están orientados con sus polos puntiagudos hacia el centro. Esto minimiza el espacio requerido e facilita la transferencia de calor durante la incubación.

Los huevos más redondos son depositados por aves que fabrican nidos de bordes altos o anidan en cavidades, donde no hay peligro de que el huevo caiga y se rompa. El arao, que anida en lechos de roca desnuda junto a precipicios, pone huevos alargados y ahusados que poseen un cascarón engrosado en la punta. Si ruedan, describen un arco circular en lugar de caer en línea recta hacia el borde.

 

¿Tienen cosquillas los animales?

 

Al menos las aves y los mamíferos tienen cosquillas. Entre las primeras frases que aprendieron Whasoe (una chimpancé a la que se le enseñó el lenguaje de los sordomudos) y Alex (un loro al que se enseñó a hablar con significado), estuvo: “tú cosquillas a mí”. Las ratas de laboratorio chillan de placer por encima del rango del oído humano cuando les hacen cosquillas -las mismas vocalizaciones que emiten antes de recibir morfina o tener sexo. Los circuitos nerviosos de la risa existen en regiones muy antiguas del cerebro, en el sistema límbico. Cuando los investigadores provocaron cosquillas neuroquímicamente en esas áreas, las ratas chillaron. Usualmente juegan entre ellas a perseguirse y hacerse cosquillas, con lo que crean vínculos sociales, y usan unos circuitos neuronales idénticos a los humanos, liberando el neurotransmisor dopamina. Las ratas a las que se les hizo cosquillas repetidas veces también crearon vínculos sociales con los investigadores y buscaban las cosquillas. La risa en los chimpancés también está asociada con juegos rudos y cosquillas. Unas cosquillas y risa son los primeros medios de comunicación entre una madre y su bebé y tanto los jóvenes como los adultos se hacen cosquillas para estrechar lazos sociales y familiares.

 

 

¿Migran los murciélagos?

 

Los murciélagos también migran, aunque en mucha menor proporción que las aves. Mientras que cerca del 37% de las aves del hemisferio norte migra, sólo lo hace un 3% de las especies de murciélagos. Además, sus migraciones son mucho más cortas: sólo un puñado de especies supera por poco los 1.000 km al año (comparar con los 71.000 km anuales del charrán ártico). Las alas de los murciélagos están optimizadas para la maniobrabilidad, en detrimento de la eficiencia energética, lo que los hace peores voladores de grandes distancias. Sus migraciones están motivadas sobre todo por la necesidad de encontrar refugios adecuados para hibernar (grandes cuevas, por ejemplo), mientras que las aves migran para huir del frío y la falta de alimentos del invierno. Los murciélagos se orientan con una brújula magnética interna, que corrigen por medio de la posición del sol al atardecer. Otro dato llamativo es que los murciélagos que migran tienen cerebros más pequeños que los que no lo hacen, para ahorrar energía y peso. Se piensa que en las aves puede encontrarse una correlación similar.

 

 

¿Existe algún método infalible para atrapar una mosca?

 

El gran naturalista Edward O. Wilson, uno de los mejores expertos mundiales en hormigas, cuenta en su autobiografía el principal aprendizaje que adquirió en las clases de la escuela secundaria: desarrolló una nueva técnica tremendamente eficaz de cazar moscas. Se espera a que la mosca se pose, preferentemente sobre una superficie lisa. Se acerca despacio la mano abierta, hasta dejarla apoyada a 30 ó 40 cm por delante de la cabeza de la mosca. Se sigue acercando la mano muy despacio, en línea recta, procurando no moverla hacia los lados, porque las moscas son muy sensibles al movimiento lateral. Cuando la mano está a unos 20 cm de la mosca, se lanza con rapidez hacia ésta, de modo que el canto de la mano pase a 3 ó 4 cm por encima del lugar donde está posada. La presa echará a volar hacia arriba, con la trayectoria precisa para ir a dar en mitad de la palma. Se cierran rápidamente los dedos y ya está.

 

¿Por qué es bífida la lengua de las serpientes?

 

Las serpientes no sólo huelen con los receptores de las fosas nasales, sino también con un par de órganos situados en el techo de la boca, los órganos de Jacobson, que no tienen equivalente en ningún otro animal. Estos poseen una doble función olfatoria y gustativa y consisten en dos depresiones que presentan muchísimas terminaciones sensoriales (el olfato de las serpientes es excepcional). Las serpientes no sacan constantemente la lengua para amenazar, sino para recoger con ella las moléculas del aire y llevarlas a los órganos de Jacobson. La lengua es bífida para que cada extremo lleve los aromas a una de las dos depresiones. Las serpientes consiguen así detectar pequeñísimas diferencias de concentración de las moléculas olorosas a cada lado del cuerpo y así determinar muy precisamente la dirección hacia el objeto oloroso, lo que es vital para su frecuente modo de caza de mordedura venenosa y posterior seguimiento de la presa. Es un mecanismo análogo al del sentido del oído: gracias a contar con dos orejas podemos detectar el pequeño retardo de los sonidos e identificar su dirección.

 

 

¿Han inventado algunos animales la rueda?

 

La rueda en los animales, como explica Richard Dawkins, es un invento muy improbable, ya que sólo es superior a las patas si existe un motor muy potente que la impulse y si el terreno es liso (y construir carreteras es una tarea ardua para un animal, que además vería cómo su trabajo es aprovechado también por competidores y depredadores). Además, el crecimiento continuo de un sistema en rotación libre presenta algunos problemas (aporte de nutrientes, etc.). Sin embargo, algunos animales han aprovechado las virtudes de la rueda convirtiéndose ellos mismos en ruedas. La polilla Pleurotia ruralis es muy común, pero sólo recientemente se ha descubierto que cuando es perturbada se enrolla con sus pequeñas patas hacia adentro, formando una rueda perfecta que rueda pendiente abajo con sorprendente facilidad. Aún más mérito tiene la salamandra delgada de California, que vive en las laderas escarpadas de Sierra Nevada. Sus patas se extienden a los lados y posee huesos que pueden fracturarse. Pero este anfibio escapa de sus enemigos flexionando increíblemente su cuerpo, arrollando su cola en espiral a un lado y pegando mucho al cuerpo sus patas. Sobrevive a vertiginosos descensos dando botes entre las rocas gracias a su piel lisa y elástica como la goma.

 

¿Cuáles son los movimientos animales más rápidos?

 

Los soldados de la termita Termes panamensis presentan el movimiento más rápido registrado en las mandíbulas de un animal: se cierran a 252 km/h. Los insectos pequeños tienen grandes dificultades para generar fuerza suficiente para inflingir daños. Para crear una fuerza grande de impacto con un objeto ligero, es necesario dotarlo de gran velocidad. La fuerza para el golpe es almacenada deformando las mandíbulas, y se acumula presionando una contra otra hasta que el golpe es asestado. También es impresionante el caso del cangrejo pistolero, que monta sus pinzas asimétricas como el percutor de una pistola y las chasquea en menos de una milésima de segundo. Genera así una presión acústica equivalente a un sonido de 218 decibelios, lo que genera burbujas que colapsan tan rápidamente que emiten luz y alcanzan una temperatura de 5.000 grados centígrados, la de la superficie del sol. Una especie de ranisapo, un pez con aspecto de rape, engulle a los pececillos que se acercan a su boca en sólo 16 milésimas de segundo. En ese tiempo, abre su boca hasta que alcanza 12 veces su tamaño normal, lo que crea una tremenda fuerza de succión hacia ella. Se cree que éste es el movimiento más rápido del reino animal.

 

¿Se puede cruzar un caniche o chihuahua con un mastín?

 

El perro doméstico, a pesar de la gran diversidad de formas y tamaños en sus razas, es una especie única, y es posible el cruce entre razas muy diferentes. Cuando dos perros callejeros se encuentran al azar y se aparean, pueden diferir genéticamente entre sí más incluso que un mastín y un chihuahua. El número de cromosomas es idéntico y los genes encargados del desarrollo embrionario son los mismos. El tamaño de los hijos suele ser intermedio, ya que dentro del feto “luchan” los genes del padre destinados a obtener recursos de la madre con los genes de la madre encargados de que el feto no “chupe” demasiado de ella. En  el caso de un cruce entre un macho caniche o chihuahua y una hembra mastín, no habría problema, pues ella podrá abastecer a todos los embriones. Más riesgos entrañaría el cruce (por inseminación artificial) entre una hembra de raza pequeña y un macho de raza grande. Puede que los embriones crezcan demasiado dentro de su vientre. Aunque quizá los cruces más peligrosos sean los realizados entre razas que caprichosamente hemos hecho extravagantes y frágiles (por ejemplo, perros con patas muy cortas, con cuerpos muy alargados, etc.).

 

Nota: publicadas, con algunas modificaciones, en diferentes números de la revista Muy Interesante.

 

 

                                         Inicio     Archivo de artículos     Archivo animal de la semana  

                                                         Actualidad     Enlaces     Sobre nosotros