Fieras, alimañas y sabandijas 

 

 

 

                        Revista de divulgación zoológica

 

                                         Inicio     Archivo de artículos     Archivo animal de la semana  

                                                         Actualidad     Enlaces     Sobre nosotros

 

 

-¿Qué es un lirio de mar?

 

 Caliza con restos fósiles de crinoideos

 

Los lirios de mar son los animales más parecidos exteriormente a plantas, pues presentan en posición basal unos tentáculos de sujeción al sustrato, un largo pedúnculo parecido a un tallo y una corona o cuerpo con los órganos internos, del que emergen brazos ramificados, que hacen recordar a un helecho arborescente. A pesar de ello, son animales complejos, emparentados con estrellas y erizos de mar, carnívoros y dotados de sangre y corazón. Junto con las comátulas, que no tienen pedúnculo y nadan libremente, forman la clase crinoideos, el grupo más primitivo de los equinodermos (se conservan fósiles de hace unos 500 millones de años). Tuvieron mucho éxito en el pasado y llegaron a formar “bosques carnívoros”, que atraían a peces y otros seres con sus vivos colores, con el fin de devorarlos rápidamente cuando se acercaban demasiado a su boca, situada en la zona superior de la corona, pero el 98% de las especies se extinguieron al final del Pérmico, hace 245 millones de años. Hoy sólo quedan unas 80 especies de lirios de mar. Son difíciles de observar, ya que se encuentran en zonas profundas, generalmente por debajo de los 100 m. El pedúnculo es articulado y se flexiona (en muchas zonas es frecuente encontrar fósiles sueltos, los discos individuales que formaban el pedúnculo, con un dibujo de una flor de 5 pétalos o una estrella en su interior).  De la corona surgen brazos con aspecto de pluma, que en las especies menos evolucionadas son 5. La mayoría de especies tienen 10. En otras se ramifican mucho, llegando a aparentar más de cien brazos.

 

Nota: Aunque parezca mentira, los humanos tenemos un parentesco más cercano con estos animales con aspecto de planta, que con otros grandes grupos animales, como insectos o moluscos.


-¿Podemos transmitir enfermedades a los animales?

 

Los patógenos generalmente encuentran confortables muchos cuerpos, por lo que el hombre puede transmitir enfermedades a otros animales. De hecho, con el abrumador crecimiento de la población humana y de sus desechos biológicos, probablemente somos el principal foco de infecciones de la biosfera. Transmitimos tanto enfermedades víricas (caso de la gripe A, que transmitimos a los cerdos, o de la fiebre amarilla, que pasamos a los monos sudamericanos), como bacterianas (tuberculosis a gorilas y al ganado, carbunco a prácticamente todos los animales de sangre caliente), fúngicas y protozoarias. Preferentemente, infectamos a organismos que están cerca en el árbol evolutivo. Los chimpancés de laboratorio sufren todas las enfermedades infecciosas humanas. Además, un estudio reciente ha encontrado la primera evidencia directa de transmisión de virus desde humanos a simios salvajes, al identificar al agente de la enfermedad y cuantificar su impacto sobre la población de chimpancés. Desde hace mucho, se sospechaba sobre la introducción de enfermedades por parte de los humanos en áreas donde los monos en estado natural han permanecido en estrecho contacto con ellos. Los análisis de tejidos de chimpancés, que murieron en una serie de epidemias desde 1999, dieron positivo a dos virus respiratorios humanos que causan mortalidad infantil en países en desarrollo. Cepas virales extraídas de los chimpancés resultaron estar estrechamente relacionadas con cepas actualmente en circulación en poblaciones humanas en países muy alejados, lo que sugiere una introducción reciente desde los humanos hacia los chimpancés.


-¿Cómo se calcula la edad de un pez?

 

Los otolitos son cuerpos calcáreos situados en el oído interno de los peces, que sirven para el equilibrio y la audición. A principios del siglo XX se observaron anillos anuales o estacionales en los otolitos, formados por bandas translúcidas alternadas con bandas opacas. En 1971, se observó por primera vez la presencia de microanillos de crecimiento diario en los otolitos. Los sistemas de análisis de imagen facilitan su estudio: la imagen aumentada por el microscopio es digitalizada y mejorada su visualización por el ordenador. Asimismo, el microscopio electrónico de barrido es cada vez más usado para la lectura, pudiendo así remontarnos al día de la eclosión del pez. Saber la edad permite realizar estudios demográficos y de dinámica de poblaciones y evaluar los stocks de peces para establecer cuotas de pesca.

 

-¿Por qué las cabras hacen tanto el cabra? 

 

Las cabras poseen una capacidad de alimentarse casi increíble, desafiando las tablas de necesidades dietéticas. Esto les permite ocupar hábitats con pocos vegetales, como semidesiertos o montañas. Las cabras gustan de ejercitar sus habilidades trepadoras y equilibristas en cualquier momento. Además, suelen elegir diversos tipos de plantas para compensar su dieta, y esto hace que ingieran gran cantidad de tóxicos, como alcaloides. Así, no es raro que las cabras se “droguen”. Una historia cuenta que un pastor descubrió las virtudes estimulantes del café viendo lo saltarinas que se ponían sus cabras tras comer los frutos del cafeto.

 

Nota: Otra costumbre a la que son muy aficionadas las cabras es la de dar topetazos a diestro y siniestro. Algunos son más o menos cariñosos, pero a veces embisten con violencia.


-¿Cómo flotan los nenúfares?

 

Las hojas de las plantas poseen, debajo de la epidermis, una o varias capas de células densamente apretadas especializadas en realizar la fotosíntesis. Más hacia el interior aparece el parénquima lagunar, un tejido laxo en que las células están separadas por amplios espacios, especializado en el intercambio de gases necesario para el metabolismo de la planta. Las hojas flotantes, como las de los nenúfares, poseen un parénquima lagunar mucho más desarrollado, con espacios mucho más grandes entre las células, para facilitar tanto la flotabilidad como el intercambio gaseoso. También suelen poseer nervios protuberantes en el envés, que crean espacios huecos y mejoran la flotabilidad. El pecíolo de las hojas también presenta oquedades llenas de aire. Las hojas del mayor de los nenúfares, Victoria amazonica, pueden alcanzar 3 m de diámetro y soportar 40 kilos.


-¿Qué nos dice la dentadura del caballo?

Los dientes de los caballos crecen toda su vida para compensar el desgaste. Por ello, para que no nos vendan un caballo viejo como joven hay que fijarse en la forma de los dientes. La dentadura de leche se completa a los 2 años y, a los 5, la dentadura permanente. A los 9 años, en los incisivos laterales superiores aparece el "Surco de Galvayne". A partir de los 15, los dientes se vuelven triangulares y se inclinan cada vez más hacia fuera. El "Surco de Galvayne" cubre todo el diente sobre los 20 años. El desgaste irregular de las distintas zonas del diente informa también sobre la edad.

Nota: La dentadura aporta también información sobre el sexo, pues la presencia de colmillos es mucho más frecuente en los machos.

 


-SECUENCIA DE CAZA: Una araña cazando un pájaro

Una gran tejedora dorada del norte de Australia se alimenta de un pájaro pequeño (10-12 cm). Esto no es habitual pues las aves suelen romper la tela, preparada para grandes insectos. El ave se enredó en la telaraña y tras un largo forcejeo quedó agotada, momento en que la araña inoculó su veneno. Una fibra de la tela es mucho más resistente que un cable de acero de similar grosor, y puede estirarse hasta 20 veces su tamaño sin que se rompa.

La tejedora dorada (Nephila edulis) puede llegar a alcanzar el tamaño de una mano y su veneno es una poderosa neurotoxina, aunque no es peligrosa para el hombre.


-Mosquitos: ¿Sabías que...

- Las hembras de los mosquitos detectan en nuestro aliento y sudor el octenol, que, en contacto con el CO2 que emitimos al respirar, las atrae. Se cree que pueden olernos desde 50 kilómetros.

- En 2001, unos investigadores australianos anunciaron los resultados de un estudio sobre picaduras de mosquitos en gemelos idénticos y no idénticos. La atracción que los mosquitos sienten por algunos humanos es genética en un 85 por ciento.

 

- En el verano ártico, las concentraciones de mosquitos son ingentes. Investigadores canadienses que desnudaron sus miembros y torsos recibieron 9.000 picaduras por minuto de los mosquitos recién emergidos del agua. A ese ritmo, un hombre perdería la mitad de su sangre en 2 horas.

 

- La hembra pica unas 6 veces en su vida. Necesita sangre para proporcionar proteína a sus huevos.

 

 

   Mosquita antes y después de picarme en el brazo

 

 

 

Nota: publicadas, con algunas modificaciones, en el MUY especial del verano de 2.009.

 

 

 

                                         Inicio     Archivo de artículos     Archivo animal de la semana  

                                                         Actualidad     Enlaces     Sobre nosotros