Fieras, alimañas y sabandijas 

 

 

 

                        Revista de divulgación zoológica

 

                                         Inicio     Archivo de artículos     Archivo animal de la semana  

                                                         Actualidad     Enlaces     Sobre nosotros

 

 

¿Por qué los buitres no enferman con la carroña?

 

 Buitre negro (Aegypius monachus). Foto tomada por el CSIC, que alerta de los problemas de salud que sufren los buitres al ingerir ganado doméstico con altas dosis de antibióticos.

 

      -¿Tienen caries los animales?

 

La caries es muy rara entre los animales salvajes. Es más común en los domésticos, debido a la alimentación poco adecuada que les proporcionamos. Los rumiantes alimentados con piensos, como las vacas, desarrollan grandes caries.Incluso los monos son poco propensos a tener caries. Los animales salvajes no comen papillas blandas ricas en hidratos de carbono y los alimentos ricos en azúcares son sólo premios ocasionales. La selección natural ha promovido la presencia de una flora bacteriana bucal equilibrada en los animales.

 

      -¿Los burros son burros?

 

Los burros, a pesar de las apariencias, son muy inteligentes, tanto al menos como los caballos. Su resistencia a realizar diversas tareas puede ser interpretada como un signo de independencia antes que de torpeza.  Al fin y al cabo los burros hacen frente en la naturaleza a los mismos retos que los caballos y la capacidad cerebral de ambos en relación a su tamaño es similar. En algunas circunstancias, los asnos muestran comportamientos más inteligentes que los caballos: éstos son propensos a correr en estampida por ataques de pánico, lo que puede resultar contraproducente. Los asnos son más flemáticos y analizan detenidamente la situación hasta decidir la respuesta más adecuada. Los burros son capaces de desarrollar una relación estrecha con las personas e incluso se afirma que pueden interpretar sus estados de ánimo.

 

      -¿Cuál es el origen de la cetrería?

 

Aunque la cetrería requiere complejos conocimientos zoológicos, como el del reflejo condicionado, su origen es muy antiguo. Se piensa que se empezó a practicar hace 2.000 años en China o en Medio Oriente. En unas ruinas en Persia, del siglo XV A. C., hay una escultura de un cazador con una rapaz en el puño. El tratado más antiguo sobre cetrería es del siglo octavo antes de Cristo. En Europa, la cetrería fue introducida por los godos, y tuvo una importancia enorme en la sociedad medieval.

 

      -¿Por qué los buitres no enferman con la carroña?

 

Los buitres y otros animales carroñeros aguantan prácticamente lo que les echen. Sus jugos gástricos ácidos extremadamente potentes inactivan casi cualquier bacteria o virus. Algunos carroñeros poseen enzimas específicas para degradar las toxinas botulínicas de los cadáveres (los venenos más potentes conocidos) o reflejos de vómito muy sensibles a su presencia. La orina de los buitres posee ácido úrico y amoníaco, agentes esterilizantes. Pero la más poderosa arma de los carroñeros es su sofisticadísimo sistema inmunitario, investigado por su potencial uso contra enfermedades humanas. Incluso es posible que el hombre conserve aún alguna resistencia natural frente a la carroña, pues nuestros ancestros la consumían.

 

  -¿Cuántas hormigas hay en un hormiguero?

 

Las grandes colonias, como las de las hormigas cortadoras de hojas, tienen varias decenas de millones de individuos y alcanzan hasta 6 m de profundidad. Algunas hormigas que han invadido nuevos hábitats, como la argentina Linepithema humile, extendida por las costas del sur de Europa a partir de unos pocos emigrantes, no presentan rivalidad entre hormigueros. Por ello, se comportan como un único y monstruoso superorganismo, formado por millones de hormigueros, y están desplazando a muchas especies autóctonas. Las hordas de hormigas legionarias están formadas por millones de individuos.

 

     -¿Qué es la tanatosis?

 

   La tanatosis es una arriesgada y teatrera táctica defensiva de algunos animales, que consiste en hacerse el muerto. Muchos depredadores no quieren arriesgarse a comer carroña. La zarigüeya se queda completamente quieta y  retrae los labios, adoptando muy bien el rictus de la muerte. Puede estar inmóvil hasta 6 horas y desprende un líquido fétido por el ano. La culebra de collar es capaz de imitar muchos de los signos clínicos de la muerte: llega incluso a introducir aire en su vientre, con los músculos completamente relajados, semejando estar hinchada por los gases de la descomposición. También deja colgante la lengua con la boca entreabierta, vuelve las pupilas hacia abajo y puede dejar caer gotas de sangre de la boca.

 

     -¿Cómo fabrica la tinta el calamar?

 

La tinta del calamar está formada por sustancias mucosas y melanina, el pigmento oscuro que encontramos en una amplísima variedad de organismos. Este pigmento es un polímero formado por diversos tipos de moléculas y realiza diferentes funciones en los organismos (protección frente a radiaciones UV, coloración, etc.). Parece que en el calamar, la glándula secretora de la tinta, situada cerca del ano, tuvo primero un papel en el metabolismo y excreción de la melanina (en ella están presentes muchas enzimas), y sólo más tarde tuvo un uso defensivo. Éste está basado sobre todo en la confusión de los órganos de detección química de los depredadores, más que los de detección visual, ya que los calamares de las negras profundidades también segregan tinta al huir. Recientemente se han descubierto sustancias antibacterianas en la tinta.

 

-          ¿Han inventado algunos animales la rueda?

 

La rueda en los animales, como explica Richard Dawkins, es un invento muy improbable, ya que sólo es superior a las patas si existe un motor muy potente que la impulse y si el terreno es liso (y construir carreteras es una tarea ardua para un animal, que además vería cómo su trabajo es aprovechado también por competidores y depredadores). Además, el crecimiento continuo de un sistema en rotación libre presenta algunos problemas (aporte de nutrientes, etc.). Sin embargo, algunos animales han aprovechado las virtudes de la rueda convirtiéndose ellos mismos en ruedas. La polilla Pleurotia ruralis es muy común, pero sólo recientemente se ha descubierto que cuando es perturbada se enrolla con sus pequeñas patas hacia adentro, formando una rueda perfecta que rueda pendiente abajo con sorprendente facilidad. Aún más mérito tiene la salamandra delgada de California, que vive en las laderas escarpadas de Sierra Nevada. Sus patas se extienden a los lados y posee huesos que pueden fracturarse. Pero este anfibio escapa de sus enemigos flexionando increíblemente su cuerpo, arrollando su cola en espiral a un lado y pegando mucho al cuerpo sus patas. Sobrevive a vertiginosos descensos dando botes entre las rocas gracias a su piel lisa y elástica como la goma.

 

   - ¿Tienen los animales sentido del arte?

 

Los elefantes han sido observados en la naturaleza trazando motivos en la arena con un palo o una piedra. ¿Por qué lo hacen? Esto podría indicar un impulso natural hacia el arte, que los humanos han ayudado a desarrollar. Si les dan pinceles y pinturas, realizan cuadros abstractos de aspecto simple, pero que evidentemente constituyen composiciones coherentes, en las que destacan rasgos como la repetición de trazos y colores, la simetría y la combinación de elementos. Cada individuo tiene su estilo propio e incluso hay “modas” en las diferentes zonas. Algunos elefantes desarrollan patrones de líneas verticales; otros, onduladas, y otros producen motivos radiales. Vitaly Komar y Alex Melamid, dos pintores rusos, han fundado en el Centro de Conservación de Elefantes de Tailandia, una academia en la que les enseñan a pintar. Estos elefantes no sólo producen cuadros abstractos, sino también figurativos. Pintan bellas representaciones de flores, árboles e incluso elefantes. Algunos manejan ya conceptos artísticos avanzados, como la perspectiva y el sombreado, y su firmeza y habilidad para ejecutar los trazos con la trompa son notables. También muchos simios pintan. Algunos sólo garabatean, pero otros producen diagramas y formas geométricas. También presentan diversidad de patrones de trazos. Una chimpancé que usa el lenguaje de signos dijo que había dibujado un pájaro (en una figura ovalada se distingue un ala). Se le pidió que dibujara una cereza y lo hizo. Una vez que los simios consideran que el cuadro está terminado, no hay manera de que vuelvan a pintar en él. Esto podría mostrar un primitivo sentido de composición pictórica.

 

 

 

 

                                         Inicio     Archivo de artículos     Archivo animal de la semana  

                                                         Actualidad     Enlaces     Sobre nosotros